Málaga, España

Hotel Posada del Patio

Nombre
Hotel Posada del Patio
Fecha
2009-2010
Localidad
Málaga, España
Equipo

Pedro Gurriarán Daza, Salvador García Villalobos, Nataša Ivanišević

Cliente
Sofia Hoteles, S.L.
Status
Construido
Integración de Restos Arqueológicos en el Hotel Posada del Patio en Málaga, España

Los trabajos arqueológicos efectuados en el solar dieron como resultado el descubrimiento de una interesante secuencia de asentamientos hitóricos que nos trasladan hasta la misma época romana, confirmado gracias a la aparición de una extensa escollera y espaldón portuario, lo que significaba que los límites de la urbe tardorromana tradicionalmente supuestos estaban equivocados. Desde este momento, la extensión del antiguo asentamiento se trasladaba hacia este sector occidental, lugar en el que seguramente se encontrada la desembocadura del Guadalmedina.

La actividad industrial de esta zona se mantiene en el tiempo, con una pausa durante la transición de la Tardoantiguedad al Medievo, con la instalación de tenerías. Posteriormente, la zona fue transformándose de forma gradual en lugar residencial, aunque manteniendo parcialmente la instalación industrial, cuando ya este sector se ha integrado plenamente en la medina, pero aún dentro de la dinámica comercial de esta parte de la ciudad.

Otra característica del emplazamiento ha sido la constatación de la continuidad del uso hotelero desde los albores de la Edad Moderna, y que perdurará gracias a la construcción de este hotel. A partir de la Conquista cristiana de la ciudad, se abre en la muralla, a pocos metros más al Norte del antiguo Parador, una entrada que será conocido como la “Puerta Nueva”. Esta se convertirá enseguida en un lugar neurálgico del comercio urbano, dada la introducción por la misma de los productos del interior. La afluencia de mercaderes y campesinos a vender sus productos provoca la instalación en sus cercanías, desde estas fechas, de lugares de acomodo para los visitantes, edificandose mesones, posadas y paradores. Tanto es así que una de las calles cercanas adquiere el nombre de Calle Camas obviamente por esta circunstancia.

El trabajo consiste en poner en valor uno de los mayores tramos de muralla exhumados hasta el momento en Málaga, de en torno a 50m de longitud. Este discurre paralelo al río Guadalmendina, cuyo recorrido se realiza por el mismo adarve o paso de guardia original muy bien conservado, situado entre la muralla y los muros de las edificaciones residenciales existentes al interior.

1/3

En el recorrido habilitado en el sótano del hotel nos encontramos con restos de murallas islámicas, resultado de diversas fases constructivas, que arrancan desde, al menos, el periodo Taifa y vienen a finalizar en la época Nazarí; restos de canalizaciones, vitales para el buen funcionamiento de la urbe; restos muy arrasados de una torre defensiva de muy buena ejecución; muros correspondientes a viviendas, de muy diversas fechas y formalizaciones, en general muy modestas; y como colofón, nos encontramos con un tramo de unos 20 m de muralla romana dispuesta en perpendicular al anterior, correspondiente al frente marítimo, el cual estuvo protegido por escolleras.

La idea del diseñ parte de mostrar lo más posible haciendo lo mínimo. Todas las estructuras patrimoniales se limpiaron y se consolidaron siguiendo los criterios básicos de restauración. Los perfiles arqueológicos se consiguieron mantener a la vista mediante una mínima intervención de consolidación superficial. De esta manera se aporta aún más información que si se hubiesen revestidos u ocultados bajo fábricas de protección, que además ubiesen alterado la comprensión de los espacios. Se crea una plataforma de madera con los bordes metálicos en otro color para evitar el riesgo de caídas. Este perfil junto al vertido de gravas blancas nos evitaron la instalación de barandillas, que quedaron confinadas únicamente a aquellas zonas que sí lo requerían obligatoriamente. Las canalizaciones históricas quedan a la vista, para ello el trazado se adapta y se reduce al mínimo donde es preciso. El nivel freático se mantiene controlado gracias a un sistema de bombeo ubicado bajo una de las plataformas mirador. Estas zonas amplias posibilitan la contemplación de los elementos principales, y además facilitan el cruce de los visitantes. Las instalaciones de iluminación se limitan al techo pintado de oscuro, mediante lámparas empodradas y direccionables.